LA MODA DE LO VIRAL

¿Quién no ha visto o no ha oído hablar del vídeo del oso y el cazador de Tipp-Ex?

La viralidad es una herramienta muy eficaz tanto para facilitar la transmisión de un mensaje como para medir los resultados de una campaña determinada.

Los vídeos virales han sido una revolución en el mundo de Internet. Y se pueden clasificar en diferentes categorías, desde obras de arte audiovisual hasta muestras de lo más absurdo.

Algunos departamentos de marketing recurren a los vídeos con efecto viral para transmitir un mensaje publicitario claro, ya sea para dar impacto a una marca o para mostrar un producto sin mencionarlo. Los factores que influyen en el efecto viral están relacionados con el humor, las emociones, la empatía, deseos…

En algunas ocasiones, estas piezas se han convertido en “tops” de la red debido a su llamativo contenido, alcanzando una gran difusión y audiencia.

Un ejemplo de ello es la marca Volkswagen y sus videos relacionados con Star Wars.

Por otro lado, los videos virales también han sido capaces de convertir a gente anónima en grandes conocidos de la red sólo porque se han compartido en las redes sociales.

Aquí tenemos un claro ejemplo:

En definitiva, la tendencia de los videos virales sigue evolucionando y teniendo una buena aceptación. Se puede decir que es un recurso estratégico para muchas empresas o marcas que tienen como objetivo generar impacto en los consumidores.

Un video viral que esté respaldado por una gran idea, puede ser una herramienta sencilla y económica de comunicación. En tiempos de crisis es una opción acertada por parte de la empresa con una fuerte repercusión.

Julia García Martínez