ARTE CON SELLO DE IDENTIDAD

El otro día llegaba a mis manos un folleto, no era un papelito más. Este sin embargo tenía algo especial, algo me llamaba especialmente la atención, escondía arte, mucho arte, mucha personalidad. En él se veía las obras de arte de Elisa. Elisa de la Torre, estudiante de nuestra universidad y la artista de la obra era quien los repartía.

Al escucharla entendía la importancia de amar una profesión, su pasión a la hora de contar su obra, su dedicación casi por completo al mundo del arte me sorprendió. De vivir así nuestra formación en lugar de sobrevivirla viviríamos mucho mejor.

Su manera natural y sincera de explicarme su obra me cargó de energía positiva. No lo dudé, sin titubear entré en su arte a través de la red. Una obra extraordinaria, preciosa, delicada, culta, técnica, creativa me decía a mi mismo mientras la contemplaba.

Quería saber más sobre la artista, su técnica, su formación, sus inquietudes a la hora de pintar. Fascinante ejemplo de cómo dibujar una profesión con enormes trazos de esperanza, de ilusión, de positivismo, de formación, en definitiva, como trazar  la vida dejado una estela de enorme color.

Os animo a que entréis y veáis sus trabajos. Una gran artista que desde la humanización de su profesión, se forma, conoce y domina multitud de técnicas, con una personalidad arrolladora y un futuro prometedor.

Javier Pacheco Doria