ARTE CON SELLO DE IDENTIDAD

El otro día llegaba a mis manos un folleto, no era un papelito más. Este sin embargo tenía algo especial, algo me llamaba especialmente la atención, escondía arte, mucho arte, mucha personalidad. En él se veía las obras de arte de Elisa. Elisa de la Torre, estudiante de nuestra universidad y la artista de la obra era quien los repartía.

Al escucharla entendía la importancia de amar una profesión, su pasión a la hora de contar su obra, su dedicación casi por completo al mundo del arte me sorprendió. De vivir así nuestra formación en lugar de sobrevivirla viviríamos mucho mejor.

Su manera natural y sincera de explicarme su obra me cargó de energía positiva. No lo dudé, sin titubear entré en su arte a través de la red. Una obra extraordinaria, preciosa, delicada, culta, técnica, creativa me decía a mi mismo mientras la contemplaba.

Quería saber más sobre la artista, su técnica, su formación, sus inquietudes a la hora de pintar. Fascinante ejemplo de cómo dibujar una profesión con enormes trazos de esperanza, de ilusión, de positivismo, de formación, en definitiva, como trazar  la vida dejado una estela de enorme color.

Os animo a que entréis y veáis sus trabajos. Una gran artista que desde la humanización de su profesión, se forma, conoce y domina multitud de técnicas, con una personalidad arrolladora y un futuro prometedor.

Javier Pacheco Doria

 

EL ARTE DEL BOLI BIC

“Mi trabajo lleva al extremo los dibujitos que todos hemos hecho alguna vez en unos apuntes” apunta Juan Francisco Casas. Él es una de las más importantes revelaciones del arte contemporáneo español.

Sus obras artísticas parecen fotografías de gran resolución cuando las observas de lejos, pero cuando acercas la mirada a ellas, se puede apreciar con detalle el trazado del viejo y conocido Bic azul.

Casas, nacido en Jaén en 1976, es licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Granada y Premio Nacional Fin de Carrera del Ministerio de Educación y Ciencia. Las obras de este artista comenzaron desarrollándose en el campo de la pintura hasta que, en el 2006 decidió innovar con trabajos realizados con bolígrafo.

“Todos mis cuadros representan momentos cotidianos, banales, realizados con cámara compacta en un momento normal, privado y personal que luego traslado a papel” explica el artista. En sus obras, se ven reflejadas imágenes relacionadas con la diversión, el sexo, el relax, la comida, los amigos y en general, con la felicidad de los jóvenes. Luego, él se encarga de llevarlo a papel con la tinta del Bic azul y juega a hacer luces y sombras, los pliegues de la ropa y de la piel, las pupilas…

Impresionante el trabajo de Juan Francisco Casas y el acabado casi fotográfico que consigue en cada uno de sus cuadros.

Julia García Martínez