LA ENTRAÑABLE HISTORIA DE LEGO

Todos conocemos esta marca, nos hace soñar, recordar nuestra infancia y las horas muertas jugando por hacer las construcciones más disparatadas.

Cada segundo se montan 7 piezas de LEGO, tiene más de 3.900 artículos distintos y se comercializa en más de 130 países. En 2012, su beneficio neto alcanzó los 752 millones de euros. Un 35 por ciento más que en el año anterior, todo un éxito de ventas. Pero esta marca comenzó siendo una pequeña carpintería en Dinamarca. Para ello tenemos que remontarnos 59 años atrás.

Todo comenzó  cuando Ole Kirk Chirstiansen fundo su pequeña carpintería, y decidió crear versiones en miniatura de sus productos, como muestra de diseño, lo que le llevó (después de un cierre de la empresa) a relanzar su compañía y  comenzar a fabricar juguetes. En 1934 ya se dedicaba a hacer juguetes en exclusiva y la empresa pasó a llamarse LEGO, una palabra que proviene de “leg godt”, que en danés significa “juega bien”. En poco tiempo sus bloques de madera para construcciones pasaron a ser todo un éxito y a tener una desbordante demanda lo que hizo que empezasen a fabricarse en plástico, lo cual para la época, el que el plástico pudiese acabar sustituyendo a la madera era algo impensable. En 1949 crearon su principal diferencia comparativa: los botones superiores que les hacían poder unirse entre ellos.

Después de eso el negocio fue bastante rodado cuando incluyeron la rueda en sus piezas. A partir de ahí comenzaron las sofisticadas creaciones de la compañía. en 1966 lanzaron al mercado los trenes unos de sus mayores top ventas. Cuyo éxito dio lugar a la creación de los Legoland Park, con la representación en miniatura de ciudades, todo construido con las piezas de lego. Billund fue la primera ciudad que acogió este maravilloso mundo en pequeño, con una extensión superior a los 12.000 m2 cuadrados, que registró más de 650.000 visitantes durante el primer año y que en abril de 2012 celebraba sus 50 millones de visitas. En total son 10 las ciudades que tienen el privilegio de contar con un mundo LEGO. Después vinieron las recreaciones de personas articuladas, su serie ‘experto’ y sus creaciones espaciales lo que les llevaría a formar parte del merchandising de la archiconocida saga de Star Wars, hasta el punto de protagonizar su propia versión: Clone Wars.

Esto ha servido para crear uno de los mayores imperios de compañías en el mundo de los juguetes, siempre con la misma familia dueña de la compañía, que creía en unos principios y lograron realizar su sueño. Toda su historia ha sido recopilada en un precioso y emotivo vídeo en 3D  que cuenta todo lo que esas personas lucharon por ver cumplida su meta.

Fuente: Puro Marketing

Beatriz González Martín

VIVIR POR 0€ NO ES UN IMPOSIBLE

Vivir sin dinero: imposible, una locura en estos tiempos que corren. En chino se utiliza la misma palabra para denominar crisis y oportunidad. Hay gente que en los momentos difíciles no se queda estancado en lo malo y es capaz de ver las situaciones como verdaderas oportunidades para descubrir nuevos caminos. Esto es lo que les ocurrió al alemán Raphael Fellmer, y a su mujer española Nieves Palmer, que hace dos años se plantearon vivir sin cuenta bancaria, y alimentándose de comida reciclada (recolectando los que sirvan de contenedores).

 

“Unas cuatro veces por semana, voy a inspeccionar, con la mochila, los contenedores de los supermercados biológicos; encuentro de todo, jabones, chocolates, cosméticos, además de lácteos, frutas y verduras que todavía se pueden consumir”, explica Fellmer. Aún con el miedo de que no dejan de ser alimentos desechados, dicen que nunca han tenido una mala experiencia con su salud, incluso cuando hace ya un año Nieves  tuvo a su primera hija Alma Lucía. Esta familia que vive a las afueras de Berlín ha hecho que ya haya muchos seguidores de conseguir la comida de basureros de los supermercados. “Me llevo más de lo que necesitamos, el resto lo regalo a vecinos, amigos, necesitados. La idea es difundir el mensaje de que no sólo se tira una manzana de vez en cuando, sino que todo se tira”, comenta.

Se calcula que el 45% de los supermercados desechan comida que aún se puede consumir y un ciudadano alemán medio tira 100 kg de alimentos al año. Según la ONU, en Europa se tira a la basura la mitad de todos los productos alimenticios que son parte del flujo comercial. El 30% se desecha antes de ser abierto. “En Alemania es legal tirar comida, pero es ilegal rescatarla”. “Es una falla en el sistema”, se queja Fellmer. “La idea es establecer un sistema donde se aproveche todo”, explica.

“No quiero ser simplemente un aprovechador”, asegura Fellmer. “Intento integrarme en la sociedad a pesar de todo: ayudo en reparaciones, obras, arreglo computadoras, cuido animales”, aclara. Su casa la pagan haciendo pequeños trabajos a su casero.

Llegan incluso a realizar viajes a coste 0, gracias al ‘Couchsurfing’, (que para el que no lo sepa es un servicio de hospitalidad en línea. Al registrarse los miembros pueden localizar contactos en los lugares donde viajen y quedarse en sus ‘sofás’, así como también pueden hospedar a viajeros de cualquier parte del mundo. En julio de 2011 ha alcanzado 2.951.593 de miembros en todo el mundo, representando a 200 paises, que ofrecen alojamiento gratis y ayuda durante los viajes.La participación es libre y gratuita.) Fellmer se dedica a dar charlas por distintas universidades y países. Este verano hizo una programada en Madrid “Vivir sin dinero” en el mercado de la Cebada, sin fecha fija ya que el orador tenía que venir desde Berlín haciendo autoestop. En www.forwardtherevolution.net te explica su idea y cómo cambiar el mundo.

Esto abre el debate entre la genialidad del poder vivir sin atarse a un trabajo y sin costes dedicándote a tu familia, sin depender del sistema, planteando una alternativa al capitalismo, y por otro lado la irresponsabilidad de criar a un bebé en este ambiente, la gente que les tacha de ‘rebuscar en contenedores’ , y los puntos de vista que afirman que lo que verdaderamente hacen es  aprovecharse de la gente que trabaja y que pagan los impuestos y la sanidad que ellos utilizan libremente. Os invito a abrir un debate sobre este tema y si creéis que su forma de vida es una utopía o una realidad plausible.

Agradecimientos al diario ‘La Nación’.

Beatriz González Martín.

LOS EVENTOS SE COMEN EL MUNDO

Un evento para un estreno, para una nueva colección, incluso para una colonia.  Está de moda hacer eventos para casi cualquier cosa, y sin lugar a dudas es una tendencia que ha aumentado potencialmente el mercado laboral de la organización de este tipo de acontecimientos.

Es una forma original de dar a conocer algo sin seguir las rutinarias cuñas de radio o los constantes spots de televisión. Estamos presenciando el mundo de lo real, de vivir la experiencia de la marca o el producto. Podemos hacer casi cualquier cosa.

Esta nueva tendencia ha generado situaciones creativas únicas y potenciando nuevos negocios. Es sin duda un arma muy poderosa para el mundo de la comunicación, pues por fin podemos ver y tocar aquello que nos quieren vender y esto es una ventaja se mire por donde se mire.

La lista de los motivos y los productos por los que se hace un evento es interminable pero esto no hace sino solo aumentar la capacidad de los creativos y los organizadores de enfrentarse a nuevos retos en su profesión. Ya no es solo un evento de un coche con un simple cóctel posterior, ahora se pueden hacer hasta eventos para vender ideas abstractas o intangibles y esto si que tiene mucho merito.

Sigamos adelante todos aquellos que deseamos dedicarnos a este mundo y consigamos hacer posible lo imposible.

Convirtamos los sueños en eventos.

Isabel Vázquez Sacristán